Image Hosted by ImageShack.us
I.E."CÉSAR A. VALLEJO MENDOZA"

Promoción 2011- 5ºC

La prestigiosa Banda de Músicos de la I.E. César A. Vallejo Mendoza" Nº81003 dirigida por el Prof. Renzon Salvatierra Franco

sábado, 6 de mayo de 2017

LA IMPORTANCIA DEL ÁRBOL EN LA TIERRA.


Leer más »

viernes, 5 de mayo de 2017

¿Conoces el ciclo del agua?

Leer más »

jueves, 23 de marzo de 2017

Purifiquemos el agua

#COER La Libertad recomienda Purificar el agua para evitar enfermedades en zonas de emergencia. 
FUENTE:COEN

Leer más »

miércoles, 22 de marzo de 2017

22 DE MARZO: DÍA MUNDIAL DEL AGUA

Tiempo preciso para reflexionar sobre la importancia del agua. Cuidar y utilizar el agua con responsabilidad, es tarea de todos
Leer más »

10 mandamientos sostenibles

Leer más »

jueves, 16 de marzo de 2017

16 de marzo. Nace César Vallejo. Dulzura a gajos. / Felipe Oliva Alicea: Aún aturdido por las emociones experimentadas. / Hoy, jueves 16 de marzo: Gran acto de homenaje a César Vallejo. Av. Cuba, 301. Jesús María.

 
 
 
 
 



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2017 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
AÚN ATURDIDO POR LAS EMOCIONES EXPERIMENTADAS
ANTE TANTA DIVINIDAD ESPIRITUAL Y PAISAJÍSTICA QUE
ME FUE CONCEDIDA EN CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Estimados Vallejianos,
Desde el corazón de mis entrañas lanzo estas palabras para felicitarlos en esta nueva jornada de Capulí, Vallejo y su Tierra, en honor al César Supremo de la Tierra Andina.
Terráqueo, solidario, urgido de volver a abrazarlos, me adhiero plenamente en la distancia a este evento que tanta luz y tanto amor me posibilitó en otro mayo peruano.
Solo quiero, a través de las venas de la hermandad, que alguien, cualquiera de los aldeanos a los que me acerqué para que quedara constancia de mi presencia en el pequeño, hermosísimo e inmenso Santiago de Chuco, que pueda leer o decir esto:
Que yo postro mi pensamiento y mi humilde quehacer creativo al pie de la gran MASA viviente y poética que representa tan magno acontecimiento para los seguidores del amor entre los pueblos.
Que, en cualquier minuto y lugar de la celebración en honor al bardo universal, sepan que, desde aquí, a no sé cuántos mares, vientos y soles de ustedes, hay un cubano, que aún aturdido por las emociones experimentadas ante tanta divinidad espiritual y paisajística, que me fue concedida en Capulí, Vallejo y su Tierra Natal, piensa y siente con emoción profunda en todos ustedes.
Con mis abrazos fraternos,
FELIPE J. OLIVA ALICEA
La Habana, Cuba
 
*****
 
PRÓXIMA ACTIVIDAD,
HOY
 
AULA MAGNA
TELÚRICA Y MAGNÉTICA
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Y CENTRO CULTURAL CÉSAR VALLEJO
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
 
JUEVES 16 DE MARZO
AÑO 2017. 6:30 PM.
 
PROGRAMA
 
1. INICIO
 
CONDUCCIÓN GENERAL
JUVENAL SÁNCHEZ LIHÓN
 
PALABRAS DE APERTURA
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PALABRAS
DE SALUDO Y BIENVENIDA
OSWALDO VÁSQUEZ CERNA
 
2. TELÚRICA
 
EVOCACIÓN
DE SANTIAGO DE CHUCO
WALTER VÁSQUEZ VEJARANO
 
3. MAGNÉTICA
 
NACE CÉSAR VALLEJO
EN SANTIAGO DE CHUCO
CARLOS CASTILLO MENDOZA
 
ITINERARIO DE UN VALLEJISTA
PEREGRINO
ANTONIO GONZÁLEZ MONTES
 
4. ÁGAPE CAPULÍ
 
CUMPLEAÑOS DE MARZO
CÉSAR VALLEJO MENDOZA. DÍA 16
ÁUREO SOTELO HUERTA. DÍA 11
MANUEL RUIZ PAREDES. DÍA 17
 
CENTRO CULTURAL CÉSAR VALLEJO
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
AV. CUBA 300. JESÚS MARÍA
 
*****
 
16 DE MARZO, 1892
 
 
NACE
CÉSAR
VALLEJO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
DULZURA
A
GAJOS
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
A la tarde de lluvia
cuando el alma
ha roto su puñal en retirada.
César Vallejo
 
Nosotros los chucos, a César Vallejo lo conocemos bien, perdonen el orgullo, porque somos parte de aquella cultura azorada, pueblerina e íntima. Y somos, lo podríamos decir así, "de casa", o "de familia". Es por eso que a él no lo sentimos distante, ni inasequible en sus sentimientos como en su manera de pensar, sino como un familiar nuestro, con quien nos abrazamos e intuimos lo que pasa por debajo de cada una de sus expresiones y gestos.
Compartimos silencios, escondrijos y rincones del alma; que lo hemos saboreado en el dulzor y el aroma de la leche materna, en el arrullo primerizo de las nanas y en la calma de las horas, sea de día o de noche; en las presencias y ausencias que pueblan las casas del pueblo, como en el habla y en el ser de la gente que transita por la calle, que nos abren y prodigan otras tantas posadas donde habitar y afirmar esperanzas.
 
1. Ternura
andina
 
Así, revisando unos archivos míos de hace muchos años, encontré varias cartas remitidas por mis hermanos desde Santiago de Chuco, pueblo donde nací, me crie y de donde salí a la edad de 16 años para estudiar Literaturas Hispánicas y también Educación en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
 Al releerlas, me he quedado sorprendido: ¡qué emociones tan sentidas trasuntan en sus cartas las palabras! ¡Qué candoroso el acento y qué a flor de piel la cordialidad de las expresiones! ¡Cómo nacía y se abría tan natural el afecto, la ternura y el cariño!
 Y es seguro que ¡yo también era así, sin darme cuenta! Y mi pregunta, ante esas misivas entrañables de aquellos tiempos, ha sido: ¿Qué nos pasó? ¿Qué nos hizo cambiar tanto? ¿Por qué nos hemos endurecido?
Pero, tratando de no perder lo mejor, y reencontrar el arroyo y la fuente: ¿De dónde nos venía y cómo asomaba ese venero de pureza, ingenuidad y estremecimiento?
 Luego, revisando varias cartas de César Vallejo a sus hermanos, compruebo que la emoción en él es igual, es el mismo el cariño y el apego. Es idéntico el afecto, en lo pleno, sincero e inocente; como cuando Vallejo les dice a Víctor Clemente y a Manuel Natividad: "Hermanito amado". O bien: "Manuelito de mi corazón".
 
2. Igual
el alma
 
 ¡Igual  escribían mis seres queridos! ¡Y, yo mismo! Y entonces se me ha hecho evidente una realidad que quiero compartir, cual es: la ternura inmersa en el ser de las personas de nuestros pueblos de origen, de aquellos lares recónditos y de nuestras casas nativas.
 Y esto, ¿para qué? Para que rescatemos dicha ternura, para defenderla con vigor. ¡A fin de que no se nos pierda! ¡Para que actuemos con ella de la mano y más frecuentemente en la vida cotidiana! ¡Para que no nos amilanemos de tenerla en el alma!
 Y, los que aún no la han perdido ni dejado volar desde su alero a esa avecilla, para que la llamen, la acunen y aniden con denuedo, como un don precioso, ya raro en nuestras vidas oscurecidas; para que cobijen a esta huidiza, delicada y temblorosa doncella. A esta virtud suprema venida para alentarnos en nuestras vidas heridas: ¡la candorosa ternura!
 De este modo, por ejemplo, le escribe César Vallejo a su hermano Manuel Natividad, el 2 de diciembre de 1918:
 "He tenido al fin la alegría de recibir cartita tuya, después de las numerosas cartas que yo te he escrito desde marzo de 1917 en que me alejé de ustedes. He gozado y he llorado al leer tus tiernas, conmovedoras y tristes letras. He gozado dolorosamente, horriblemente. Cuánto recuerdo y cuanta felicidad que se ha ido para siempre. ¡Oh Manuelito de mi corazón! ¡A qué me sabía un destino tan negro, lejos para siempre jamás de nuestra madrecita del alma! Oh, queridísimo hermanito".
 
3. Es humilde
y desasido
 
¡Cómo abundan las expresiones entrañables! ¡Cómo se sumerge el alma en esa fuente arrobada! ¡Cómo se rizan los diminutivos para extraer su dulzura suprema! ¡Cómo rebosa y colma, estalla e inunda la adhesión y el apego!
 Considerando que Manuel Natividad, en la circunstancia que estamos citando, tenía ya 38 años. Y, sin embargo, pareciera que es a un niño a quien se le habla y escribe. ¡Que es entre niños que están llorando juntos! Y esa es la otra clave: ¡el no perder nuestro ser niños! ¡Porque entre ellos es aún mucho más el estremecimiento y el temblor!
 Pero lo que nos asombra, produce pasmo y turbación es de ¡quién remite la epístola!, que en este caso no es otro que el poeta universal César Vallejo, que por ser así es el poeta cimero que es. Y quien tenía en aquel entonces 26 años, y que por los méritos ya alcanzados bien podría haberse convertido en áulico, y como tal en un ser vanidoso, arrogante y despectivo.
 Porque, para esa fecha él era un autor ya reconocido en el parnaso literario del país, quien por sus poemas publicados en periódicos y revistas había merecido elogios de personalidades refulgentes de la escena cultural, tales como Abraham Valdelomar, Antenor Orrego y Percy Gibson. Y de artistas e intelectuales del mayor prestigio y reputación en el Perú de ese entonces, ¡y de ahora!, como Manuel González Prada, José María Eguren y José Carlos Mariátegui.
 
4. Que viva
por siempre
 
 Sin embargo, acaso, ¿es soberbio? Siquiera por asomo, ¿se muestra petulante y ufano? ¡No! Al contrario: es humilde y desasido. ¡Y qué hermoso es el tono, la quejumbre y la actitud con que se rinde a sus exaltaciones!
 Y en el caso, motivo de este comentario, ante su hermano mayor Manuel Natividad, que en aquel entonces era chacarero, agricultor, es decir un sencillo labriego o campesino a quien un señorito podría desestimar, puesto que vivía en la rusticidad del campo, entre la gleba, la ordinariez y la floresta, el poeta es sumiso y fiel.
 Siendo César Vallejo en cambio un intelectual brillante y un profesional ya graduado con los más altos honores en la entonces llamada Universidad de la Libertad, ahora Universidad Nacional de Trujillo. La nota que obtuvo en la sustentación de su tesis "El romanticismo en la literatura castellana" fue de sobresaliente, mereciendo la nominación de cum lauden.
 Pero, ¿tiene acaso asomo o pose de cortesano, aristócrata o palaciego? ¿Le invade la jactancia y la altanería del académico encumbrado? No, no la tiene en absoluto. No, no lo mancha ni una pizca de ello.
 La ternura de César Vallejo ¡es legítima, natural y auténtica ternura andina!, porque es afecto pegado a la cuna, a la leña y al humo de la cocina. ¡A la arcilla que nos conforma, a la piedra tutelar de la puerta, o a la grada de la escalera que nos cobija, y que ahora nos consuela en la añoranza de nuestra casa de infancia y de nuestro origen andino!
 
5. ¡Oh Manuelito
mío!
 
Ternura que es un bien y un tesoro lamentablemente perdido o, por lo menos, amenazado de extinción. Del cual se hace incluso escarnio, burla y mofa. ¡Hagamos que viva por siempre y para siempre, con César Vallejo como portaestandarte! ¡Y que no muera nunca! Ni falte jamás en nuestras vidas.
 Ternura que no sé cómo nace, brota y se expande de manera tan natural en nuestro pueblo. Que no atino tampoco a saber cómo explicarla. Pero que se da, subsiste y es poderosa. Pero que también es frágil y fácilmente herible.  Que con frecuencia se agazapa y desaparece. Que se mimetiza con la tierra, pero que late en la hilacha de la frazada pobre, en el poncho y rebozo de padre y madre humildes pero mirándonos absortos desde lejos que aún en el recuerdo nos abrigan, protegen y cobijan.
 Aunque ellos hayan muerto hace años y solo hace mucho tiempo su recuerdo perviva tembloroso, como es la ternura misma. Ternura que es una especie de queja, de renuncia, de tristeza, pero que tenemos que hacerla poderosa en cuanto aliento para nuestras vidas. ¡Y de digna alegría!
También, ¡hay que reconocerlo!, de vergüenza de que alguien descubra la sed y hambre de amor que nos aqueja. En aquel mundo de nuestro origen que cada vez queda más y más confinado, escondido y al punto de desaparecer. Por eso, ¡esta alerta y esta apelación a guardar una consigna, cuál es: ¡Defenderla!
 
6. El bien
de sér
 
Ternura que se oculta y esconde en todo adiós, en el irse lejos, en toda despedida; que se asocia mucho al rubor, al callar, al no querer dejarnos notar; y hasta nos turba ser presencia que aparece. Ternura que es ocultar muy al fondo de nuestras penas, desengaños y congojas.
 Tanto es así que pienso: ¿cuánto de más habrá sido el dolor de César Vallejo? ¡En aquel ser tan silencioso y digno! ¡Cuánto de más grave, hondo y atroz habrá sido su desolación; y que por ese recato de la ternura andina no lo dejara transparentar!
 Cuánto más grande que aquel acervo dolor, como cuando dice:
 I, desgraciadamente,
 el dolor crece en el mundo a cada rato,
 crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
 y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
 y la condición del martirio, carnívora, voraz,
 es el dolor dos veces
 y la función de la yerba purísima, el dolor
 dos veces
 y el bien de sér, dolernos doblemente.
 Jamás, hombres humanos,
 hubo tánto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
 en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
 
7. Flor
eterna
 
Y prosigue:
Jamás tánto cariño doloroso,
 jamás tan cerca arremetió lo lejos,
 jamás el fuego nunca
 jugó mejor su rol de frío muerto!
 Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
 más mortal
 y la migraña extrajo tánta frente de la frente!
 Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
 el corazón, en su cajón, dolor,
 la lagartija, en su cajón, dolor.
 Por eso, ¡cuánto más de inmenso habrá sido su desgarramiento interior! Ya que, por rubor, no pudiera confesarlo. ¡Y no lo dijo totalmente!, por ese comedimiento, cautela y esa dulce timidez que habita en los andinos! ¡Porque Vallejo también en su sufrimiento fue muy del mundo chuco, muy serrano y muy hermano de todos nosotros!
 ¡Y, a su vez, cuán inmensa y dilatada ha debido ser su devoción y consubstanciación con el hombre leño, barro o piedra, para poder hallar el equilibrio a esa índole implacable e insufrible del dolor!
 Esta dimensión lo hace tan hondo y tan vasto a tal punto de sentir que es él alguien que puede ya proteger, amparar y defender, erigiéndose como una roca donde la ternura es ya una flor eterna.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.



 
 

 

Leer más »

15 de marzo. Fabla y aguacero Chuco. Arrecia la tempestad. / Nace Blas de Otero. / Mara L. García: Edén donde los querubines nos dan la bienvenida. / Mañana, jueves 16 de marzo. Homenaje: Nace Vallejo.

 
 
 
 
 




CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2017 AÑO
DE LA IDENTIDAD Y DEL PATRIMONIO
INALIENABLE DE NUESTROS PUEBLOS
 
MARZO, MES DEL AGUA, DE LA MUJER,
LA POESÍA, EL TEATRO Y EL NACIMIENTO
DEL POETA UNIVERSAL CÉSAR VALLEJO
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO
 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL
 
*****
 
HOY NACE BLAS DE OTERO
Hace exactamente un año, el 15 de marzo del año 2016, se celebró en España los cien años de nacimiento de Blas de Otero, el inmenso poeta que se suscribía uno de los herederos de la poesía de César Vallejo. Como lo expresa Francisco Javier Irazoki en un estudio crítico: "...los lectores sienten la respiración de César Vallejo en las páginas del español". He aquí uno de sus poemas:
CAMPO DE AMOR
Si me muero, que sepan que he vivido
luchando por la vida y por la paz.
Apenas he podido con la pluma,
apláudanme el cantar.
Si me muero, será porque he nacido
para pasar el tiempo a los de atrás.
Confío en que entre todos dejaremos
al hombre en su lugar.
Si me muero, ya sé que no veré
naranjas de la china, ni el trigal.
He levantado el rastro, esto me basta.
Otros ahecharán.
 
*****
 
PRÓXIMA ACTIVIDAD
 
AULA MAGNA
TELÚRICA Y MAGNÉTICA
 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Y CENTRO CULTURAL CÉSAR VALLEJO
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
 
JUEVES 16 DE MARZO
AÑO 2017. 6:30 PM.
 
PROGRAMA
 
1. INICIO
 
CONDUCCIÓN GENERAL
JUVENAL SÁNCHEZ LIHÓN
 
PALABRAS DE APERTURA
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
PALABRAS
DE SALUDO Y BIENVENIDA
OSWALDO VÁSQUEZ CERNA
 
2. TELÚRICA
 
EVOCACIÓN
DE SANTIAGO DE CHUCO
WALTER VÁSQUEZ VEJARANO
 
3. MAGNÉTICA
 
NACE CÉSAR VALLEJO
EN SANTIAGO DE CHUCO
CARLOS CASTILLO MENDOZA
 
ITINERARIO DE UN VALLEJISTA
PEREGRINO
ANTONIO GONZÁLEZ MONTES
 
4. ÁGAPE CAPULÍ
 
CUMPLEAÑOS DE MARZO
CÉSAR VALLEJO MENDOZA. DÍA 16
ÁUREO SOTELO HUERTA. DÍA 11
MANUEL RUIZ PAREDES. DÍA 17
 
CENTRO CULTURAL CÉSAR VALLEJO
DE LA UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS
AV. CUBA 300. JESÚS MARÍA
 
*****
SANTIAGO DE CHUCO ES UN EDÉN
DONDE LOS QUERUBINES
NOS DAN LA BIENVENIDA
 
"¡Sierra de mi Perú, Perú del mundo,
y Perú al pie del orbe; yo me adhiero!"
"Madre, me voy mañana a Santiago,
a mojarme en tu bendición y en tu llanto".
César Vallejo
Para conocer a Vallejo es "sine qua non" andar sus huellas, visitar su lar natal, sentir el calor de su amada tierra, Santiago de Chuco, mimetizarse entre la bella gente de Santiago de Chuco, saborear su pan y la comida que brota de sus moradas, sentir y oler el humo de los fogones, ver las lágrimas correr por las tejas en las noches de lluvia, disfrutar de su folclor, toparse con alguien del más allá, y visitar el cementerio que se divisa desde su casa materna. 
Para entender a Vallejo hay que embarcarse en un "quest" físico y metafórico. Es necesario subir sus cerros, mojarse en su lluvia, descubrir las flores que parecen alfombras en el mes de mayo, mes favorito del vate universal. Es importante visitar su casa que guarda el misterio de su infancia, adolescencia y juventud, y sentarse en el patio junto al poyo que menciona en sus versos.
Para encontrase con Vallejo hay que visitar el cementerio de Santiago de Chuco y tocar la puerta de su tumba, sin sus restos físicos, pero donde habita su alma que recorre sus espacios amados. Hay tanto que la tierra entrañable de César Vallejo puede proveer al turista y al ciudadano chuco que retorna, que una visita no es suficiente para capturar la belleza paisajista y la musicalidad que encierra la provincia de Santiago de Chuco.
Por eso cada año vuelvo en mayo, a recorrer y a encontrarme con los caminos que me conducen a Santiago de Chuco. Regreso a probar la rica cancha, la sabrosa ñuña, el quesillo con la miel de higo y los deliciosos chochos. Retorno a maravillarme con los globos en el cielo de la tierra del autor de los Poemas humanos y me regocijo al ver la felicidad de mi pueblo, adoptado, y el de mis hermanos, al recibirnos en su regazo. Es un pueblo como Ixtepec de los Recuerdos del porvenir, que guarda memoria de su gente y de sus visitantes. Es una villa que emana energía creadora y sanadora para los convidados. Por eso yo digo que Santiago de Chuco es un edén donde los querubines nos dan la bienvenida.
El pueblo nos espera cada mayo con su alegría y su pan de yema. Es la hora donde los duendes y las hadas celebran la llegada de Capulí, Vallejo y su Tierra. Es el momento donde el pueblo se reúne para ver danzar a los pallos y a escuchar a los cantantes que nos deleitan con su música y yaravíes. Es la fiesta literaria con ponencias y conferencias magistrales que vuelven a encender la antorcha del evento. 
El ómnibus que transporta a los peregrinos vallejianos se convierte en un espacio mágico donde todos somos alumnos y maestros. Es un centro del saber con ruedas que va dejando a su paso poemas y sentimientos sobre Vallejo y el universo andino. Ese autobús se vuelve un santuario y un claustro, donde los vallejianos recibimos una cátedra del autor de Los heraldos negros, a la vez que estrechamos lazos de amistad y solidaridad, mientras evocamos a Vallejo.
Santiago de Chuco se transforma en el epicentro de este suceso cultural, donde los niños uniformados y emocionados, nos esperan desde que bajamos de la góndola, aula rodante. Ellos son los embajadores de Vallejo que nos reciben como si fuéramos ángeles. Mi amor y cariño para este bello pueblo, que al ver a sus niños es como mirar el rostro de Vallejo. ¡Oh César! Tus poemas me guiaron a visitar tu terruño amado y tu bella gente santa. Por eso parafraseamos al unísono: "Mañana nos vamos a Santiago a mojarnos en tu bendición y en tu llanto". Regresamos a recibir la pócima de sabiduría andina de un pueblo noble que nos regala su cariño desde sus entrañas.
Gracias a esta peregrinación literaria y cultural, me he reencontrado con mis raíces, he aprendido a conocer más a nuestro vate universal, a respetar y valorar al espacio andino, Mama Pacha que es capital de la poesía del Perú, y en mi corazón capital de la poesía universal. Me cautivó su literatura liderada por Vallejo y seguida por sus hijos y hermanos literarios. Quedé hechizada con sus paisajes, sus "campos humanos" y "sus surcos inteligentes". 
Este año 2017, me adhiero nuevamente al Congreso-peregrinación porque son eventos únicos donde Vallejo nos acompaña a través de sus versos. Él nos guía por su tierra sagrada, donde el dios Catequil nos recibe con los brazos abiertos y su casa volverá a regocijarse con la presencia de tantos visitantes ilustres nacionales e internacionales.  
He tenido la oportunidad de participar en diversos encuentros culturales y literarios realizados en el Perú y el mundo; sin embargo, ninguno como este. El del año 2016 fue único porque Vallejo nos extendió su mano, y "todos los hombres de la tierra" nos abrazamos como hermanos en una cita universal de fraternidad vallejiana en Lima, Trujillo, Otuzco, Huamachuco y Santiago de Chuco. Donde cada peregrinación es auténtica porque los que enriquecemos el evento somos todos los participantes que guiados por nuestra admiración a Vallejo nos embarcamos en este viaje alegórico y somático.
Gracias Dr. Danilo Sánchez Lihón, MAESTRO, amigo vallejiano y colega por fundar esta Universidad Andante y Metafórica dirigida a los críticos, escritores, admiradores y público en general del Perú y de las diferentes nacionalidades extendidas en el mundo que hace que Vallejo y su tierra sea de todos y en nuestros corazones patrimonio sagrado y universal.
MARA L. GARCÍA, PHD.
Brigham Young University, Utah - USA
 
*****
 
15 DE MARZO
 
 
FABLA Y
AGUACERO
CHUCO
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
ARRECIA
LA
TEMPESTAD
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
 
¡Brazo de siembra, bájate, y a pie!
¡Lluvia a base del mediodía,
bajo el techo de tejas donde muerde
la infatigable altura
y la tórtola corta en tres su trino!
César Vallejo
 
 
1. Fuerte
la tempestad
 
La lluvia de pronto redobla su sordo rumor en el suelo humedecido, y aumenta su fragor en las hojas de las plantas y los árboles.
Se hace más intensa en las goteras que caen de las tejas enfiladas al borde de los aleros que dan hacia el patio, la huerta y la calle.
Carga y arrecia, ya no como un tamborileo monótono, sino como tambores, cornetas, clarinetes y tubas que atruenan la amanecida de este nuevo día.
Como si se derramasen tinajas y baldes de agua en los tejados, huertas, patios y calles.
– ¡Ya empezó otra vez la tempestad fuerte! –Dice mamá compungida consigo misma.
– ¡Ay, Dios mío, que esta tormenta no traiga desgracias, ni en el pueblo ni en la campiña! –Se lamenta la abuela.
 
2. A los recién
nacidos
 
A los recién nacidos Libra y protege Señor, a la gente que anda por los caminos y en estos momentos cruza sobre los puentes.
– Libra Señor a los peregrinos que en este instante atraviesan los vados bajo el caudal embravecido de los ríos.
– Tiende tu brazo a tanta criatura que regresa a casa y que esta tempestad ha sorprendido en los senderos por donde pasan.
– Protege Señor a los pastores y al ganado que está lejos de sus rediles; y que todavía no encuentran refugio que los guarezca y defienda.
– Ampara Dios mío, Señor de los cielos, a los ancianos que tiemblan arrebujados en sus tarimas.
– A los recién nacidos sin mantas suficientes que los envuelvan, acunen y abriguen.
 
3. Apiádate
de tus siervos
 
Aparte del rumor del agua, nada se oye. Nada se mueve, todo parece haberse escondido.
O haberse ido lejos. U ocultado muy al fondo de la tierra y del cosmos.
Repentinamente nos levanta en vilo, y en el aire, el estallido de un trueno que poco a poco se va deshaciendo en otros más y más pequeños.
En la cadena de estallidos que ahora se han desatado, explosiona otro fogonazo que arroja violentamente los objetos de la repisa en la habitación ensombrecida.
Y triza el vidrio de la alacena con la pintura de un niño que se acerca a un abismo. Y con el Ángel Guardián detrás que lo detiene con una de sus alas.
– ¡Ay, Dios! ¡Apiádate de tus siervos! –Reza la abuela doblándose en una de las sillas.
 
4. Zigzaguean
los relámpagos
 
Una que otra olla, sartén y batea por el estruendo se balancean con ruido discordante.
También el soplador, el tridente y los cucharones que penden colgados de sus clavos.
Pareciera incluso que el rayo hubiera resquebrajado alguna de las paredes de la casa.
Y otra vez retumba otro estampido, que hasta pareciera ser que esta es la clave de nuestro diálogo con el cosmos, el universo y Dios.
– ¡Santa Bárbara doncella!
– ¡Líbranos de esta centella!
Mi madre y mi abuela se persignan elevando los ojos contritos al firmamento totalmente encapotado donde zigzaguean los relámpagos.
 
5. Bajo
la avalancha
 
El día, en vez de aclararse se ha ennegrecido más todavía. Y el aguacero es tanto que pareciera que vivimos sumergidos dentro y al fondo del mar y del agua.
– ¡Hijos!
– ¿Sí, mamá?
– ¡Ya levántense, por Dios!
– Ya estoy levantado, mamá.
– Sí, tú. ¡Pero, anda y levanta a tus demás hermanos y suban a ver las goteras! ¿Ya fuiste? –Dice ella.
– Ya, mamá.
– ¿Ya?
¡Ni el lenguaje se entiende bajo la avalancha de la tempestad!
– Hecha de menos a los animales. ¿Dónde están?
– Escondidos, mamá.
– La casa y el mundo se están cayendo y ustedes siguen durmiendo!
 
6. Hablan
juntas
 
Ahora centellea otro relámpago.
– ¡Dios bendito, no vayas a castigar a tus fieles y devotos!
– ¡Ni a tus creyentes que te rezan bajo este diluvio! –Remarca la abuela.
– ¿Y a los que no creen? –Intervengo yo– ¿Y a los que no son fieles? –Les inquiero.
– ¿Qué?
– ¿A ellos sí que los castigue?
– ¿Qué preguntas? ¡No se escucha nada con estos truenos!
– ¡Si a los infieles que los atraviese el relámpago y los arrastre la lluvia!
Ambas, mi madre y mi abuela parecieran que no solo sienten, sino que hablan juntas, unidas por el mismo pensamiento.
Aunque mi abuela Sofía es mamá de mi papá.
 
7. Rodar
en los abismos
 
– ¿Qué dices? –Me miran anonadadas.
– ¿A ellos, a los que no creen, sí que les caiga el relámpago, mamás? –Les reclamo.
Sin hacerme más caso, ambas comentan coincidentes:
– ¡Todos creen en Dios en estas horas aciagas! –Me contestan al unísono, convencidas y sin resquicios para los escrúpulos.
Y el cosmos le da la razón porque justo en este momento se descarga otra andanada de rayos y truenos.
Que es como si los cielos se resquebrajaran en bloques descomunales de rocas.
Y de piedras que fueran a caer primero sobre nuestras cabezas estupefactas.
Para después rodar en los abismos de la eternidad.
– Santa Bárbaro Doncella.
– Líbranos de esta centella.
 
 
*****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA
 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.


 
 

 

Leer más »